LOADING

Type to search

El primer trasplante de rostro y manos del mundo le da a un hombre de Nueva Jersey una segunda oportunidad en la vida

Share

Han pasado más de dos años desde que Joe Dimeo podía sonreír.

En julio de 2018, Dimeo, de 20 años en ese momento, se quedó dormido al volante de su automóvil en la Ruta 22 en Nueva Jersey. Perdió el control y el coche chocó contra la acera, volcando antes de estallar en llamas.

Un transeúnte lo sacó del automóvil antes de que explotara, pero Dimeo sufrió quemaduras de tercer grado en casi el 80% de su cuerpo. El daño fue tan severo que, aunque Dimeo sobrevivió, se quedó sin párpados, orejas y gran parte de sus dedos. También tenía graves cicatrices en la cara y el cuello que limitaban su rango de movimiento. Las cicatrices incluso cubrían parcialmente sus ojos.

Su independencia le fue arrebatada en un instante.

El miércoles, los médicos del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York (NYU) anunciaron que, tras 23 agotadoras horas de cirugía, Dimeo, ahora de 22 años, está en camino de recuperar su vida como receptor del primer trasplante de rostro y manos con éxito del mundo.

«Es el paciente más motivado que he conocido», dijo a periodistas el Dr. Eduardo Rodríguez, jefe del equipo que completó la cirugía sin precedentes, en una conferencia de prensa el miércoles.

Aunque la cirugía ocurrió en agosto del año pasado, los médicos de Dimeo decidieron esperar hasta estar seguros de que los trasplantes no fueran rechazados, antes de calificar la operación como un éxito.

«Se han realizado con éxito más de cien trasplantes de manos y cerca de 50 trasplantes de cara», dijo Rodríguez. «Así que, fundamentalmente, no había ninguna razón por la que no pudieran ocurrir juntos, con éxito».

Solo ha habido dos intentos previos de completar una cirugía de este tipo — trasplantar la cara y ambas manos de un paciente — en todo el mundo. Ninguno tuvo éxito.

«Necesitábamos evitar la infección, necesitábamos que esta operación ocurriera lo más rápido posible, teníamos que ser muy selectivos con el donante y teníamos que implementar todas las tecnologías de punta que aseguraran el éxito total de la operación de Joe. Y eso es exactamente lo que hicimos».

«Joe está sano, es joven, es fuerte, le encanta hacer ejercicio, come sano y tenía ese elemento especial necesario para esta operación», dijo Rodríguez. «Un alto nivel de motivación. Y tenía un tremendo sentido de esperanza».

En la operación participaron 80 personas en seis equipos quirúrgicos y dos quirófanos contiguos.

En uno, las manos y el tejido facial de un donante moribundo fueron cuidadosamente removidos y reemplazados con prótesis impresas en 3D.

«Siempre comenzamos la operación con un momento de silencio para honrar a la familia del donante, para respetar su gran pérdida, para no olvidar nunca las donaciones que se han hecho», dijo Rodríguez. «En todas estas operaciones es importante reconocer que alguien debe entregar su vida para que otros puedan seguir viviendo».

En la otra sala de operaciones, las propias manos y la cara de Dimeo fueron removidas con cortes precisos, para prepararlo para el tejido del donante.

La operación bien podría haber terminado con la vida de Dimeo si no se hacía correctamente, dijo Rodríguez.

En los brazos de Dimeo, se cortó cuidadosamente cada radio y hueso del cúbito, junto con una serie de tendones, músculos, venas y nervios, para prepararlo para las nuevas extremidades. La mano derecha, la mano dominante de Dimeo, fue lo primero. Luego la izquierda.

«Tenemos que reemplazar 21 tendones, tres nervios principales, cinco vasos principales, dos huesos principales» de cada mano, dijo Rodríguez. Cada estructura tenía que estar etiquetada, agregó, para garantizar un reensamblaje adecuado.

Después de que le quitaron el rostro a Dimeo, le colocaron pequeñas placas en la barbilla para ayudar a unir su nueva cara, y el puente de la nariz del donante se injertó en lugar del suyo. Los nervios y la vasculatura se unieron para llevar sangre y, finalmente, la sensación al tejido.

Después de 23 horas de la cirugía, se dio la puntada final. Luego vinieron cuarenta y cinco días en cuidados intensivos, seguidos de casi dos meses de rehabilitación hospitalaria, Dimeo aprendió a abrir sus nuevos párpados, a mover sus nuevas manos y a sonreír.

El miércoles, las manos de Dimeo eran totalmente suyas cuando sacó una declaración escrita del bolsillo del pecho de una chaqueta deportiva y la levantó para leer con sus ojos recién abiertos.

«Quiero compartir mi historia para dar esperanza a la gente en el mundo», dijo.

«Me gustaría reconocer el altruismo de mi donante y cómo nada de esto sería posible sin su sacrificio», dijo Dimeo. «Gracias».

Cuando se le preguntó cómo se había sentido durante los últimos meses de rehabilitación, Dimeo dijo que sentía que le habían dado una «segunda oportunidad en la vida».

«No hay excusa para no estar motivado, o no hacer mi terapia», dijo

«Mis manos aún no lo logran. Tengo que seguir practicando», agregó.

«Es como cuando eres un bebé, solo mueven sus manos todo el tiempo hasta que adquieren esa habilidad para hacer cosas. Ahora tengo nuevas manos, como ellos», dijo.

«Siempre hay luz al final del túnel», dijo Dimeo. «Nunca te rindas».

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux