LOADING

Type to search

El FBI alerta del peligro de bombas mientras se refuerza aún más la seguridad en Washington por la toma de posesión de Biden

Share

Las autoridades federales inician una investigación sobre el fracaso a la hora de detener el asalto al Capitolio por seguidores de Trump, mientras se adoptan nuevas medidas para evitar más violencia.

El ensayo de la toma de posesión del presidente electo, Joe Biden, ha sido postergado un día, del domingo al lunes, por cuestiones de seguridad, mientras se intensifica la preocupación por posibles episodios de violencia extrema: el FBI ha advertido que los grupos extremistas pueden llevar explosivos a las protestas del 20 de enero. 

En paralelo, continúan las investigaciones para dar con los radicales que dieron el asalto al Congreso, como así también para detectar las fallas en el Departamento de Justicia y posibles cómplices entre los agentes de seguridad. 

El inspector general del Departamento de Justicia dijo este viernes que revisará cómo el departamento y sus agencias, incluido el FBI, se prepararon y respondieron a los disturbios. También se realizan investigaciones similares en los departamentos de Defensa, sobre el rol de la Guardia Nacional, de Seguridad Nacional e de Interior, que incluye a la Policía del Servicio de Parques de EE.UU.

El asalto al Capitolio la semana pasada transformó la capital del país en una zona militarizada. Hay miles de efectivos de la Guardia Nacional desplegados, incluso pasando la noche dentro del edificio del Congreso, calles cortadas y estrictos controles. Aún así, la ciudad no es segura. 

“No vengan a Washington D.C.”, pidió la alcaldesa de la capital, Muriel Bowser, en una conferencia de prensa en la mañana del viernes. Bowser recordó que la toma de posesión puede seguirse de modo virtual. 

El servicio de Parques Nacionales anunció en tanto que National Mall estará cerrado desde este viernes en la mañana hasta al menos el jueves 21 de enero. Se permitirán grupos que hayan recibido previamente un permiso para protestar, pero los asistentes serán controlados. Se han desginado dos áreas para que puedan marchar. 

Alertan del peligro de bombas en las protestas

En uno de los últimos boletines informativos, el FBI alerta que los agentes de seguridad y el público enfrentan un peligro “sustancial” ante los artefactos explosivos que pueden llevar los manifestantes en los días previos a la toma de posesión, indicó ABC News. 

El documento incluye fotos de dispositivos que han utilizados en los últimos ocho meses contra residentes y policías durante protestas. Durante la violenta irrupción al Congreso de fanáticos de Donald Trump, se encontró lo que parecen ser bombas caseras en las afueras del Comité Nacional Demócrata y el Comité Nacional Republicano. Una fuente de la Policía Federal dijo a ABC News que estaban activas y no eran dispositivos falsos. 

El FBI ha alertado también que los extremistas consideran “un triunfo” el asalto de la semana pasada, por lo que se teme que inspire a más ataques.

Una toma de posesión insólita con alerta máxima en todo el país

Las amenazas de los grupos radicalizados y conservadores han provocado cambios sustanciales en la toma de posesión del 20 de enero, convirtiéndolo en un evento insólito. No sólo habrá acceso limitado al centro de Washington D.C. sino que también se verá posiblemente hasta 20,000 soldados desplegados. La celebración será prácticamente virtual y contará con la presencia de Lady Gaga y Jennifer López, entre otras estrellas. 

La cancelación del ensayo, que estaba previsto para este domingo, fue confirmada por fuentes familiarizadas con los planes del evento a nuestra cadena hermana NBC News y a Politico, que fue el primero en reportar la historia. 

El equipo del presidente electo también canceló un viaje a bordo de los trenes Amtrak desde Wilmington, donde reside Biden, a Washington que iba a realizar se el lunes por cuestiones de seguridad. 

El temor por posibles incidentes no se restringe al miércoles 20 de enero ni a Washington D.C.

El FBI envió un informe el lunes a las agencias y cuerpos de seguridad, advirtiendo sobre posibles protestas armadas en los 50 Capitolios estatales a partir del 16 de enero. Muchas de estas sedes legislativas ya han sido escenario de protestas armadas, arrestos y violencia.

En la violenta irrupción al Congreso, por el que se inició un juicio político contra Trump, murieron al menos cinco personas. Una de ellas era un policía al que los atacantes le lanzaron un extinguidor a la cabeza. 

Investigarán a los agentes federales y policiales 

La investigación de lo ocurrido el 6 de enero no sólo ha dejado a cientos de extremistas tras las rejas en todo el país, sino que también ha repercutido a nivel interno en las agencias de seguridad.

Al menos una decena de oficiales y policías ya están bajo investigación por posiblemente haber participado o ayudado en el asalto. Se conoció además que el FBI estaba al tanto de los planes de los radicales, antes del trágico miércoles, y había advertido a la Policía del Capitolio al respecto.

El inspector general Michael Horowitz dijo el viernes que analizará el tipo de información que tenían de antemano los agentes del Departamento de Justicia sobre posibles ataques al Congreso y si lo comunicaron a la Policía del Capitolio y otras agencias policiales. También analizará cuál fue la respuesta una vez que comenzaron los disturbios.

Horowitz dijo que evaluará si existen “debilidades” en los protocolos de acción, las políticas o los procedimientos del DOJ que hayan afectado de forma negativa la capacidad del departamento para prepararse o responder a lo ocurrido en el Capitolio el 6 de enero.

Con información de ABC NewsPoliticoNBC News y Associated Press. 

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux