El primer Museo Nacional Latino de la historia de Estados Unidos: ¿está cerca de ser una realidad? ¿Qué falta?

Share

Fuente: Telemundo

Su eventual creación ahora espera aprobación en el pleno del Senado. La medida sufrió un revés el jueves pasado porque el senador republicano por Utah, Mike Lee, bloqueó su votación por considerar que los latinos no necesitan un museo aparte. Explicamos cómo surgió la idea y cuánto falta para que se materialice.

WASHINGTON.— Los latinos ya estaban en estas tierras antes de la llegada de los primeros colonos europeos en 1607, y dieron apoyo logístico a George Washington durante la Revolución. Su historia, y la de 60 millones de hispanos pronto tendrán “casa” en el primer Museo Nacional Latino, que ha sumado apoyo en el Senado.

El Comité de Reglas del Senado aprobó de forma unánime, el pasado 3 de diciembre, un proyecto de ley de la Cámara de Representantes que avanza el establecimiento del museo, y ahora espera su voto definitivo en el pleno del Senado.

La medida sufrió un revés el jueves pasado porque el senador republicano por Utah, Mike Lee –del ala ultraconservadora de su partido– bloqueó su votación a viva voz, por considerar que los latinos no necesitan un museo aparte y, a su juicio, eso podría crear más divisiones “en  una nación ya dividida”, lo que generó críticas desde muchos espacios.

La escritora y activista por los derechos de los inmigrantes, Julissa Arce, le respondió en Twitter: “Lo que nos divide no es el deseo de que las historias y los logros de los latinos se cuenten, sino la continua negación de nuestra existencia”. 

  • ¿Cuándo surgió la idea por primera vez?

La idea de crear un museo latino en la capital estadounidense surgió por primera vez en 1994, cuando la influyente Institución Smithsonian divulgó un informe seminal, titulado ‘Abandono deliberado’ (Willful Neglect), en el que reconoció que los hispanos conforman la minoría menos representada en todos sus 19 museos y galerías.

Expertos consultados por Noticias Telemundo coincidieron en que, aunque faltan trámites y años antes de se coloque el primer ladrillo, el voto en el Congreso es un espaldarazo clave para contar fielmente la historia de los latinos en Estados Unidos. 

“Poca gente sabe que los latinos estamos acá desde antes de la fundación del país, y es importante que nuestros jóvenes conozcan su historia. Este museo reflejaría las aportaciones de los hispanos en más de 500 años de historia”, explicó Estuardo Rodríguez, presidente y principal ejecutivo del grupo Amigos del Museo Nacional Latino, abreviado en inglés como FRIENDS.

“Estamos muy entusiasmados porque por fin tenemos un voto concreto, y estamos avanzando. Queremos un sitio visible y propio, porque lo merecemos, y es oportuno ahora que hay tanto debate sobre el racismo” y también sobre el significado de ser ‘estadounidense’, subrayó.

Según Rodríguez, el esfuerzo ha contado con el apoyo de líderes afroamericanos que han sido “aliados” en el proceso de asesoramiento, partiendo de su experiencia con la creación del Museo Nacional de Historia Afroamericana, inaugurado por el entonces presidente, Barack Obama, en 2016.  

En la actualidad, el número de hispanos en Estados Unidos suma cerca de 60 millones, o el 18,5% de la población, según datos oficiales de la Oficina del Censo, y conforman la minoría más extensa del país, superando incluso a los afroamericanos.

En ese sentido, Danny Vargas, presidenta de la junta directiva de FRIENDS, dijo que los latinos han enriquecido la vida cultural y política del país, han peleado en todas sus guerras, y han fortalecido todos los rubros de su economía, “y es hora de que tengan un espacio en su propio museo”.

“Contrario a los que algunos nos puedan hacer creer, los latinos no somos un parche recién pegado al tapiz de Estados Unidos; somos un hilo fundacional clave de ese tejido”, argumentó Vargas.

  • ¿Qué falta para que sea una realidad?

El tiempo apremia porque, debido a un abreviado calendario legislativo postelectoral, el Senado tendría que someterlo a voto a más tardar la próxima semana, antes de iniciar el receso decembrino. El bloqueo del senador Lee no frenará a los promotores del proyecto, afirmó Rodríguez. 

Si el Senado no lo aprueba antes de fin de año, éste tendría que ser presentado de nuevo en la 116 sesión legislativa que comenzará el próximo 3 de enero.

El grupo FRIENDS ha mantenido a la Casa Blanca al tanto del proyecto desde el comienzo y, aunque el presidente, Donald Trump, no se ha pronunciado públicamente sobre el museo, sus asesores lo apoyan, aseguró Vargas.

El presidente electo, Joe Biden, apoya la gestión del museo latino y la ha incluido entre las prioridades de su agenda latina.

  • El cronograma del proyecto: en qué punto está

El proyecto de ley para el museo fue aprobado de forma unánime por la Cámara de Representantes el pasado 27 de julio pasado, y lo aterriza con tareas concretas.

Así, la Institución Smithsonian tendrá a su cargo un estudio de 18 meses para establecer una “hoja de ruta” del proyecto, incluyendo la creación de la junta de administradores que lo supervisará, y su ubicación, diseño y contenido.

Su ubicación idónea, aseguró Rodríguez, sería en el ‘Mall’ de la capital estadounidense, esa explanada que abarca entre el Capitolio y el obelisco a Washington, quizá al lado del museo afroamericano, del museo nativo-americano, o en las cercanías del Capitolio.

También cabe la posibilidad, aunque más complicada, de que se negocie su ubicación en el imponente edificio que ahora ocupa el Departamento de Agricultura.

La iniciativa prevé una alianza público-privada para recabar alrededor de 700 millones de dólares para el proyecto, cifra que subió de la meta original de 650 millones en 2011, debido a la inflación. La mitad de los fondos provendría del gobierno federal, y la otra, del sector privado.

Para recabar apoyo político y financiero, el proyecto cuenta con un creciente número de celebridades hispanas, entre éstas los actores Eva Longoria, Diana Guerrero y John Leguizamo, la comediante Cristela Alonzo, el productor Emilio Estefan, y la líder sindicalista, Dolores Huerta.

También figuran líderes políticos de peso, entre éstos los senadores John Cornyn, republicano por Texas, y Bob Menéndez, demócrata por Nueva Jersey, y la excongresista republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, considerada la “madrina” del proyecto.

Aunque el cronograma más realista para una ceremonia de apertura del museo sería de entre 8 y 12 años, tanto Rodríguez como Vargas coincidieron en que lo importante es avanzar en el proyecto cuanto antes.

  • La historia no contada de los hispanos

Hasta ahora, las exposiciones en el Smithsonian relacionadas con el mundo hispano en EEUU han sido esporádicas y, con raras excepciones, temporales.

Los casi 30 millones de turistas, que antes de la pandemia del COVID-19 abarrotaban los museos del Smithsonian cada año, escasamente han tenido la oportunidad de explorar a fondo la cultura latina.

Vargas enumeró algunos ejemplos de la “historia aún no contada” de más de 500 años de los hispanos en Estados Unidos: los españoles fundaron la primera ciudad latina en St. Augustine (Florida), en 1565, y los hispanos ayudaron en la desegregación de las escuelas públicas con el caso ‘Mendez v. Westminster’, siete años antes del dictamen de ‘Brown v. Board of Education’  de 1954.

Algunas de las figuras que podrían ser homenajeadas allí, incluyen a Roberto Clemente, quien fue pionero en el reclutamiento de hispanos al béisbol, y Linda Carter, la actriz que encarnó la exitosa serie televisiva de ‘La mujer maravilla” en la década de 1970, quien es de origen hispano.

“Como veterano de guerra, quiero ver nuestras contribuciones a la defensa del país. El general Washington posiblemente no hubiese ganado la guerra de Independencia sin la ayuda del general español, Bernardo de Gálvez, y los más de 11,000 soldados hispanos de Florida, Alabama, el Caribe, y Centroamérica”, observó Vargas.

El museo además ayudaría a desbancar las ideas erradas sobre los latinos, que dieron pie a incidentes como la masacre de 23 personas en El Paso (Texas), en agosto de 2019.

“Un tipo loco condujo seis horas, para ir a matar a sangre fría a hombres, mujeres y niños inocentes afuera de un Walmart, porque pensó que nos estaban invadiendo. Si hubiese tenido sentido de la historia del país, habría sabido que El Paso ha tenido el mismo rostro (latino) probablemente durante centenares de años”, puntualizó Vargas.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux