El primer día del segundo juicio político a Trump

Share

El Senado vota para adoptar las reglas para guiar el juicio

Fuente: CNN e n Español

«Es nuestro deber constitucional solemne llevar a cabo un juicio político justo y honesto de los cargos contra el expresidente Trump, las cargos más graves jamás presentados contra un presidente de Estados Unidos en la historia de Estados Unidos. Esta resolución prevé un juicio justo y exhorto a la Senado lo adopte», dijo el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, hablando desde el piso del Senado.

Trump es el único presidente de Estados Unidos que ha sido acusado dos veces.

Es solo el cuarto juicio político en la historia de Estados Unidos.

El Congreso ha llevado a cabo tres juicios de acusación presidencial hasta la fecha:

El presidente Andrew Johnson en 1868 por despedir a un secretario del gabinete sin el consentimiento del Congreso.
El presidente Bill Clinton en 1998 por perjurio y obstrucción a la justicia.
El presidente Trump en 2020 por abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Johnson, Clinton y Trump fueron absueltos, por lo que permanecieron en el cargo.

Este es el primer juicio político de un expresidente.

Los demócratas en la Cámara de Representantes votaron el 13 de enero para acusar a Trump luego de los disturbios en el Capitolio del 6 de enero, acusándolo de «incitación a la insurrección».

Claves para entender el juicio político

Se necesita una mayoría simple para proceder. El Senado ya votó 55-45 (con cinco republicanos uniéndose a los demócratas) que el juicio es constitucional. Pero estos serán los argumentos oficiales de los fiscales de juicio político de la Cámara de Representantes que presentan el caso contra el expresidente, y serán contrarrestados por el equipo de abogados de Trump.

Hasta cuatro días de discusiones de ocho horas. Los fiscales de la Cámara de Representantes y el equipo de defensa de Trump tienen cada uno hasta 16 horas repartidas en dos días para presentar sus casos.

Los fiscales de la Cámara que abogan por el juicio político van primero. Sabemos que los directores de la Cámara de Representantes planean usar muchos videos del día de la insurrección para hacer valer sus puntos.

Un posible descanso del viernes por la tarde al domingo por la tarde. Un miembro del equipo de Trump, el abogado David Schoen, celebra el sábado judío y solicitó que el juicio se suspenda al atardecer del viernes para que se acomode a sus creencias religiosas.

El lunes por la noche retiró esa solicitud, según una persona familiarizada con la planificación del juicio. Eso probablemente conducirá a un cambio en el calendario de juicios establecido en la resolución que se aprobará el martes.

Se espera que el juicio continúe si es necesario durante el feriado federal del lunes por el Día de los Presidentes.

Hasta cuatro horas de preguntas y respuestas. Los senadores tendrán tiempo para hacer preguntas a los dos equipos legales después de que concluyan los primeros días de discusiones.

Un funcionario diferente preside. Como en el primer juicio político el año pasado, estas preguntas se envían por escrito y luego el funcionario que preside las lee en voz alta. En este caso, será el senador Patrick Leahy, veterano demócrata de Vermont, y no el presidente de la Corte Suprema, John Roberts, quien decidió no participar ya que este caso no involucra a un presidente en funciones.

Debate sobre testigos. Después de la sesión de preguntas y respuestas, los dos equipos legales debatirán sobre la necesidad de citar testigos y documentos. El Senado votará y se requerirá una mayoría para llevar adelante estas citaciones. Aún no está claro si los fiscales del juicio político de la Cámara intentarán llamar a testigos. Tampoco está claro si un republicano se pondría del lado de los demócratas a favor de llamarlos. Trump ya ha indicado que no subirá al estrado.

Hay argumentos a favor de llamar a testigos –una rendición de cuentas completa y un juicio completo de una insurrección contra el gobierno– y en contra: el tiempo necesario para deponer testigos en el juicio político ralentizará y potencialmente enturbiará el agua para el paquete de ayuda de covid que Biden está impulsando el Congreso. Si hay testigos, ambas partes necesitarán tiempo para prepararse y será necesario llegar a un acuerdo posterior en el Senado. Todo lo que parece sugerir que no se llamará a testigos. Pero ya veremos.

Hasta cuatro horas de alegatos finales y una cantidad de tiempo no especificada para que los senadores deliberen. Luego una votación sobre el cargo de juicio político. La condena requiere que dos tercios de los senadores presentes ofrezcan votos de «culpabilidad». Normalmente, dos tercios son 67 senadores, lo que requeriría 17 votos republicanos.

Si se declara culpable a Trump, se procederá a una votación posterior sobre la posibilidad de prohibirle cargos futuros. Esto requeriría solo una mayoría simple, eso es 50 votos.

Calendario matemático. Supongamos que se usa todo el tiempo, que los senadores trabajarán ocho horas al día y que no hay testigos. Podrían terminar votando sobreel juicio político de un expresidente el Día de los Presidentes, que sería la forma poética de hacerlo.

¿Cómo fue el primer juicio político y cómo será el segundo?

El primer juicio político comenzó el 16 de enero de 2020, cuando los fiscales de la Cámara de Representantes presentaron ante el Senado los cargos de abuso de poder y obstrucción del Congreso, por acusaciones de que Trump habría buscado la ayuda del gobierno ucraniano para que beneficiara su campaña presidencial de 2020. El presidente de la Corte Suprema de Justicia, John Roberts, lideró el juicio.

El 22 de enero, el Senado votó una resolución propuesta por el entonces líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, que le dio tres días a los fiscales y tres más a los abogados del presidente para que cada parte presentara sus argumentos. Los fiscales -en este caso los demócratas- presentaron sus argumentos del 22 al 24 de enero, mientras que a la defensa se le otorgó del 25 al 28 de enero. Los abogados de Trump solo usaron dos horas de las 24 concedidas. Durante las exposiciones, los senadores tuvieron la oportunidad de hacer preguntas.

Días después, el Senado rechazó una moción que solicitaba la citación de testigos y documentos, por 51 votos en contra y 49 a favor. Los republicanos Susan Collins por Maine, y Mitt Romney, por Utah votaron con los demócratas. No fue suficiente y así, este fue un proceso sin testigos ni mayores pruebas.

Las partes ofrecieron los argumentos finales el 3 de febrero. Algunos senadores explicaron luego por qué votarían a favor o en contra de los cargos. Para ello tuvieron hasta el día de la votación, el 5 de febrero.

El presidente Trump fue absuelto de los dos cargos. Del abuso de poder con 52 votos a favor de Trump y 48 en contra. El senador republicano de Utah Mitt Romney votó con los demócratas. Por el cargo de obstrucción al Congreso, el resultado fue 53 a favor de Trump y 47 en contra, en línea con la representación partidista.

En total, el primer juicio político de Trump tuvo una duración de dos semanas y seis días. El liderazgo de los partidos en el Senado ha recalcado que en el segundo se espera un proceso corto, para seguir con las actividades legislativas, como la aprobación de un paquete de estímulo para paliar la crisis del covid-19 y la confirmación de los miembros del gabinete del presidente Joe Biden.

El expresidente Trump está imputado esta vez de un solo cargo: incitación a la insurrección, por su papel en el asalto al Congreso de EE.UU. el 6 de enero. La defensa del exmandatario lo ha negado y afirma que este proceso es inconstitucional porque Trump ya no está en el poder.

Para ser hallado culpable se necesitaría que 17 senadores republicanos votaran a favor del cargo, algo que algunos analistas ven poco probable. Aún no está claro si habrá testigos.

Quien presidirá el juicio será el senador demócrata con más antigüedad, Patrick Leahy, de Vermont. El magistrado Roberts, decidió no llevar el juicio, a diferencia del primero, porque Trump ya no es presidente de Estados Unidos, dijo el líder de la mayoría, Chuck Schumer.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux