Biden anuncia más dinero para reabrir las escuelas. Los estudiantes latinos están volviendo más lentamente que los blancos.

Share

El Gobierno dedicará 81,000 millones de dólares para la reapertura de escuelas, que se está llevando a cabo con muchas dudas de los padres y a un ritmo menor para alumnos hispanos, negros y asiáticos.

Por Collin Binkley – The Associated Press

El presidente, Joe Biden, tiene previsto anunciar este miércoles una inyección de 81,000 millones de dólares para impulsar la reapertura de escuelas en el contexto de la pandemia de coronavirus con fondos procedentes del recién aprobado paquete de estímulo de 1.9 billones de dólares.

Casi la mitad de las escuelas primarias del país ya imparten clases presenciales, pero los porcentajes varían según el lugar y la raza o etnia predominante de sus estudiantes, perjudicando a negros y latinos, según una encuesta realizada por la propia Administración y conocida este miércoles. 

El presidente, Joe Biden, se ha comprometido a tener la mayoría de las escuelas K-8 [de 5 a 14 años] abiertas a tiempo completo en sus primeros 100 días en el cargo, que se cumplen el 29 de abril. 

La encuesta se realizó en 3,500 escuelas públicas con estudiantes de cuarto grado, y 3,500 escuelas con estudiantes de octavo grado. Acordaron participar 44 estados, y seis recharon la propuesta. La encuesta preguntó sobre los métodos de enseñanza de los centros educativos desde febrero, pero recopiló otros datos a partir de enero.

Entre los centros que reciben a estudiantes de cuarto grado (de unos 10 años de edad), el 47% ofrecía ya clases presenciales a tiempo completo en febrero; en octavo grado (de 13 o 14 años), eran el 46%. 

En total, cerca del 76% de las escuelas primarias y secundarias estaban abiertas para ofrecer clases presenciales o en un modelo híbrido, también con clases en línea, mientras que el 24% ofrecía solo aprendizaje remoto, según la citada encuesta. 

Y es probable que el porcentaje de estudiantes que pasan al menos algún tiempo en el aula haya aumentado desde febrero, dado que las tasas de coronavirus están disminuyendo y los expertos sanitarios han recomendado la vuelta a clase de los niños por motivos educativos y de salud. 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) emitieron una hoja de ruta para la reapertura en febrero, y este mes la agencia relajó las pautas sobre el distanciamiento social en las escuelas. Mientras la Administración Biden presiona, docenas de estados ahora se están enfocando en administrar vacunas contra el COVID-19 a maestros y el resto personal escolar.

Sin embargo, muchos padres tienen un conflico sobre qué hacer con sus hijos, según un sondeo de la Escuela de Políticas Públicas Harris de la Universidad de Chicago y el Centro de Investigación de Asuntos Públicos de The Associated Press-NORC.

Los resultados revelaron que la mayoría están al menos algo preocupados de que la enseñanza presencial provoque más contagios y una proporción ligeramente mayor está al menos algo preocupada de que sus hijos enfrenten contratiempos en la escuela debido a la pandemia de coronavirus.

Disparidades regionales y raciales

La encuesta muetra grandes diferencias en el retorno a las aulas según la procedencia de los estudiantes, lo que refleja las batallas regionales sobre cómo y cuándo reabrir las escuelas. En el Sur y el Medio Oeste, donde los centros fueron las más rápidos en reabrir, casi el 40% de los alumnos de octavo grado se matricularon a tiempo completo a las clases presenciales en enero. En el Oeste y Noreste, por el contrario, la cifra ronda el 10%.

En todas las áreas, los estudiantes de zonas rurales y pueblos tenían muchas más probabilidades de volver a las clases presenciales a jornada completa en comparación con los jovenes de ciudades y suburbios.

La encuesta también reveló diferencias notables basadas en la raza de los estudiantes. Entre los estudiantes de cuarto grado, casi la mitad de los jóvenes blancos estaban aprendiendo presencialmente, con poco más de una cuarta parte recibiendo clases en línea. Entre los estudiantes negros e hispanos, por el contrario, casi el 60% recibían lecciones en línea.

La diferencia fue aún mayor entre los estudiantes de ascendencia asiática, con un 68% a distancia y solo un 15% asistiendo a las aulas en persona.

Se han descubierto disparidades similares en muchas ciudades, lo que ha generado alarmas entre los activistas educativos, que temen que la pandemia esté empeorando las desigualdades raciales en la educación.

La Administración de Biden se ha comprometido a enfrentar las brechas raciales en la educación y está instando a las escuelas a priorizar sobre esta materia, ya que gastan más de 120,000 millones en ayudas de emergencia aprobada recientemente.

US President Joe Biden makes his way to board Air Force One before departing from Andrews Air Force Base in Maryland on February 5, 2021. – Biden is traveling to Wilmington, Delaware where he is scheduled to spend the weekend. (Photo by MANDEL NGAN / AFP) (Photo by MANDEL NGAN/AFP via Getty Images)

A partir de enero, la encuesta también reveló que los estudiantes con discapacidades y los que están aprendiendo inglés no regresaban al aula a tasas significativamente más altas que otros estudiantes. Solo el 42% de las personas con discapacidades y el 34% que aprendían inglés estaban inscritos a clases presenciales a jornada completa, en comparación con el 38% de todos los estudiantes.

Aun así, más del 40% de los colegios informaron en la encuesta que estaban dando prioridad a los estudiantes con discapacidades, que a menudo tienen más dificultades con el aprendizaje a distancia.

Entre los alumnos que aprenden en línea, la cantidad de tiempo que pasan con un maestro en vivo también varía mucho, según la encuesta. Aproximadamente un tercio de las escuelas ofrecían más de cinco horas diarias de instrucción en vivo, pero otro tercio ofrecía dos horas o menos. Entre las escuelas que atienden a estudiantes de octavo grado, el 10% no ofrecía instrucción en vivo.

La encuesta no incluye las escuelas secundarias, que no fueron mencionadas en la promesa de reapertura de Biden, y plantean desafíos adicionales a medida que trabajan para reabrir. Los niños más pequeños tienen menos probabilidades de enfermarse gravemente por el coronavirus, y los expertos en educación afirman que tienen la mayor necesidad de aprendizaje en persona.

El Departamento de Educación comunicó que publicará datos actualizados de la encuesta todos los meses hasta julio. La información se publica en el sitio web de la agencia.

Siguenos:
WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux